relleno
Buscar en
Ecojoven
Internet

Pon un
buscador gratis
en tu sitio



Laboratorio jurásico

Así podríamos llamar al laboratorio de los microbiólogos Russell Vreeland y William Rosenzweig en la Universidad de West Chester, en Pennsylvania. Estos doctores han sido capaces de revivir bacterias de 250 millones de años encontradas en una mina de sal cerca de Carlsbad, Nuevo México. Aunque quizá sería más lógico llamarlo laboratorio pérmico, pues 250 millones de años corresponden al periodo Pérmico.

Viendo un cristal de sal Bajo el desierto de Nuevo México, en un túnel de 800 metros de profundidad usado para enterrar desechos radiactivos, recogieron varios cristales de sal. Dentro de algunos de esos cristales había atrapadas muestras de agua que quedaron allí al formarse la sal por evaporación del agua marina. Para evitar la contaminación de las muestras con bacterias modernas, usaron un laboratorio especialmente preparado con aire filtrado, en el que se había trabajado anteriormente con el virus VIH. Esterilizaron la superficie de los cristales de sal. Cuidadosamente taladraron el cristal y sacaron el agua salada atrapada en su interior. Estas muestras se depositaron en una solución nutritiva que permitió a las prehistóricas bacterias revivir.

Las bacterias revividas son del género Bacillus. Este género de bacterias, cuando se encuentran en condiciones poco favorables para su desarrollo, forman esporas que les permiten sobrevivir en las condiciones más extremas. Esto explica que hayan podido reavivar después de centenares de millones de años. "Estamos seguros de que estas bacterias tienen 250 millones de años" dijo el doctor William D. Grant, de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, que también examinó los antiguos depósitos de sal. Las formaciones de sal de Nuevo México han sido estudiadas cuidadosamente trabajando junto con geólogos para identificar las inclusiones. De 220 Kg de sal recogidos, sólo se escogieron 20 ó 30 cristales, totalizando menos de 100 gramos.

Bacterias cultivadas

No es la primera vez que se hacen revivir bacterias con millones de años de historia. En el año 1995 se identificaron y revivieron bacterias procedentes del intestino de abejas conservadas en ámbar dominicano con una antigüedad de 25 a 40 millones de años. En el año 1999 se obtuvieron bacterias de ámbar libanés de 120 millones de años. Se parece demasiado a "Parque Jurásico", pero esta vez es verdad.

Este descubrimiento tiene muchas implicaciones no previstas en un principio. Si algunas bacterias pueden sobrevivir durante centenares de millones de años en un medio hostil, podrían, igualmente, sobrevivir en el vacío espacial y trasladarse de un planeta a otro. Los últimos descubrimiento en Marte y en Europa, uno de los satélites de Júpiter, permiten vislumbrar la posibilidad de que en estos astros se den formas de vida muy primitivas, tales como bacterias. Si a esto añadimos los descubrimientos de bacterias capaces de vivir y de sacar energía en los medios más hostiles posibles en la tierra, como fondos marinos con actividad volcánica a temperaturas muy altas, nos encontramos con posibilidades fascinantes hasta ahora increíbles.

Segunda parte >>>>>


Juan Carlos Llamazares: jcll@ecojoven.com