relleno
Buscar en
Ecojoven
Internet

Pon un
buscador gratis
en tu sitio



"Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios."
Bolívar

¿Quién soy yo? La educación de la autoestima de los hijos II

Una joven con un gato

En el primer artículo hemos tratado de definir la autoestima, los tipos y la formación de la misma. Vamos ahora a intentar describir las ventajas de una adecuada autoestima, su relación con el comportamiento y su importancia en la adolescencia.

Ventajas de una adecuada autoestima

Una adecuada autoestima influye positivamente en los hijos en lo siguiente:

Autoestima y comportamiento

Gran parte de las motivaciones del comportamiento de los hijos están relacionadas con su autoestima. El niño o la niña actúan para obtener una mayor satisfacción consigo mismos. Buscan las alabanzas y disfrutan realizando actividades que les gustan y que saben hacer bien. El niño actúa para confirmar la idea que los demás tienen y él tiene de sí mismo. Tanto para bien como para mal, el niño que piensa que es bueno, tenderá a comportarse bien, mientras que si piensa que es malo buscará —inconscientemente— la reprimenda y el castigo.

La autoestima de los hijos se potencia siendo positivos y animantes con ellos, evitando la descalificación de la persona y facilitando que se conozcan, se acepten y procuren fijarse metas para mejorar.

Esto mismo se puede aplicar a los estudios. El hijo o la hija tenderán a confirmar las expectativas personales y las que tienen sus padres acerca de él o de ella. Si piensa que es capaz de aprobar y si sus padres también lo manifiestan, hará los esfuerzos oportunos para conseguir esa meta y viceversa. De ahí que sea muy importante infundir ánimo en los hijos y decirles que son personas capaces. La autoestima influye en el hijo en cómo se siente, en cómo piensa, en cómo se comporta y en cómo se relaciona con los demás.

Autoestima y adolescencia

Jovencito pescando En la adolescencia aumenta la necesidad de la autoestima. En esta etapa, la persona necesita más que nunca forjar su identidad, saberse distinto de los demás, conocer sus posibilidades y su talento, sentirse valioso. Los adolescentes con una adecuada autoestima aprenden más eficazmente, desarrollan relaciones más armónicas, aprovechan mejor las oportunidades que se les presentan para trabajar productivamente, asumen más responsabilidades, toleran bien los fracasos, se sienten capaces de ayudar e influir en otros.

Gloria Marsellach Umbert afirma que la autoestima puede desarrollarse convenientemente cuando los adolescentes experimentan cuatro aspectos o condiciones bien definidas:

Para concluir, la autoestima de los hijos se potencia siendo positivos y animantes con ellos, evitando la descalificación de la persona y facilitando que se conozcan, se acepten y procuren fijarse metas para mejorar.

Primer artículo sobre autoestima en los hijos:
http://www.ecojoven.com/seis/10/autoestima.html

José Luis Díez Pascual
Profesor de Psicología y Pedagogía
Orientador Escolar
E-mail: ecojoven@ecojoven.com